Páginas vistas en total

Indice de rutas

lunes, 4 de marzo de 2019

Sierra de Aralar: Circular desde Baraibar por Artxueta y Beloki

sábado, 2 de marzo de 2019


Hoy nos hemos juntado Pili, Beltri, Nicolás, Luis, Jesús y yo y nos hemos trasladado al pueblo navarro de Baraibar, en el Valle de Larraun, una de las entradas a la Sierra de Aralar. Vamos a realizar una circular muy bonita, con mucho bosque, visitando varios dólmenes y coronando las cimas de Artxueta (1.345 m)  y Beloki (1.276 m).


Descripción del recorrido:

Desde Baraibar a Artxueta seguimos el balizado del PR-NA 82 (Iribas-San Miguel de Aralar) que solo abandonamos una vez pasado Iribas (más o menos a un kilómetro) para visitar el Nacedero de Aitzarrateta de donde brotan las aguas del río Ertzilla bajo un impresionante farallón calizo. Visto el nacedero volvemos al PR por un atajo que asciende en fuerte pendiente. Una vez en el PR el camino asciende poco a poco y nos metemos de lleno en un precioso hayedo, a veces de cuento. Pasamos junto al dolmen de Txuritxo berri y seguimos subiendo hasta alcanzar el collado de Burdingurutze, paso que comunica Iribas con el Valle de Ata donde hay una pequeña cruz de hierro que hace honor a su nombre. Aquí también encontramos la muga de Huarte, Iribas y Baraibar.  A escasos metros encontramos también una pequeña txabola de cazadores en perfecto estado con estufa-cocina, mesa y camastro. De Burdingurutze al Valle de Ata atravesamos una zona prácticamente sin desnivel, donde el lapiaz, las dolinas, el musgo y las hayas forman un precioso paisaje kárstico Por esta zona hay varios dólmenes pero nosotros solo hemos visitado los de Ziñeko Gurutze, Izeiniturri y Arrate berri antes de alcanzar el Valle de Ata.

Entramos en el Valle de Ata, valle que comunica Madotz con San Miguel de Aralar, donde se encuentra el menhir más famoso de Navarra: la Piedra de Roldan (Errolanen Harria). Nos dirigimos hacia el oeste, al final del valle por la pista que lo recorre, y tras cruzar una langa, enseguida el PR gira bruscamente a la izquierda y vadea el arroyo. Comenzamos una preciosa subida a través del hayedo por una especie de canal entre dos crestas donde el camino busca poco a poco la cresta izquierda. Alcanzamos la cresta bastante arriba y las vistas se abren hacia el Valle de la Sakana. Al poco nos encontramos con un gran mojón de piedras que tiene su historia: Cuentan que al capellán del Santuario de San Miguel, lo nombraron párroco de Madoz y que, a partir del nombramiento, todos los días subía desde el pueblo, por el Valle de Ata, hasta dar vista al Santuario. Rezaba una oración, arrojaba una piedra al suelo y se volvía a Madoz, siendo así como tomó cuerpo ese gran montón de piedras, a modo de túmulo. Y se dice que nunca mas volvió al Santuario.

Llegados a este punto abandonamos el PR-NA 82 que se dirige hacia el Santuario de San Miguel de Aralar. Nosotros continuamos hacia el monte Artxueta siguiendo la cresta, por llamarla de alguna manera, que no presenta ninguna dificultad. Alcanzamos, no sin esfuerzo, la carretera que desde San Miguel sube hacia las antenas que hay en la cima. En poco tiempo nos presentamos bajo la cima del monte Artxueta y subimos directamente al buzón por la falda rocosa para evitar el rodeo de da la carretera. Una vez arriba las vistas son magníficas hacia todos los lados, especialmente las que se tienen del Santuario de San Miguel de Aralar y el monte Beriain como telón de fondo.

Desde Artxueta bajaremos a Albi, primero siguiendo la cresta oeste del monte Artxueta, que en el mapa aparece con el nombre de Harbotonak, cresta que no presenta ninguna dificultad por tratarse de terreno bastante limpio, hasta enlazar de nuevo con el PR-NA 82 en el paraje de Ezezetako langa. El PR atraviesa un bonito hayedo por los parajes de La Parrilla, Dorronzear y Moskordigain donde, en este último, se encuentra el dolmen de Mozkordi un poco apartado del camino. Finalmente descendemos al raso de Albi, por donde pasa la carretera que sube a San Miguel de Aralar y hay un amplio parking y donde se encuentra el bonito dolmen de Albi.

Desde Albi subimos hacia el monte Beloki siguiendo el camino tradicional que pasa por Migelen borda y Bustintza, un precioso lugar al pie del monte Txorrotxeta donde hay una pequeña borda y  una erreka que tras recorrer un vallecito encañonado desaparece en un sumidero a escasos metros de la borda. Subimos por este vallecito pero en vez de ir hacia el Collado de Urdangoene tiramos hacia la arista oeste del monte Beloki. Tras una corta pero dura subida alcanzamos la cresta herbosa y el buzón del Beloki. Desde la cima tenemos unas vistas formidables: hacia el NO los rasos de Unaga; hacia el N los montes que dan a la malloa destacando el perfil triangular del inconfundible Tutturre; hacia el E los rasos de Etzantza; al sur: el monte Artxueta y el bosque de Realengo (Erregenea).

Desde Beloki bajamos por la ladera herbosa hacia el collado Atakaxar, donde se unen los rasos de Unaga con los de Etzantza, y comenzamos el descenso por el valle siguiendo las marcas del GR12 (Sendero de Euskal Herria). Al llegar a un aska con fuente el GR gira a la izquierda y se adentra en el bonito valle de Biozna Erreka por el que iremos hasta enlazar de nuevo con el PR-NA 82 en Aizkorriko Euntzea donde encontramos un poste de señalización. Desde este punto solo nos quedan menos de tres kilómetros para llegar a Baraibar a través de un camino que es una auténtica preciosidad.


Mapa del recorrido:



Track para GPS:




Aparcamos el coche al lado del bar de Baraibar.


La iglesia de San Miguel. Al lado hay una fuente.


Nos dirigimos hacia el cercano pueblo de Iribas.


Atrás queda Baraibar.


Divisamos Iribas.


También vemos la cima del Artxueta afeada por las antenas. Vemos que todavía queda nieve y casi todos venimos con zapatillas. A ver que nos encontramos por arriba.


LLegamos a Baraibar, un pueblo muy pequeño pero con muy buenas casas. Por aquí todos los pueblos son muy bonitos.


A la salida de Iribas encontramos un poste de señalización. Seguimos las marcas del SL-NA 302 que va hacia el Nacedero de Aitzarrateta. Después cogeremos el PR-NA 82 que va hacia el Valle de Ata y San Miguel de Aralar.


Llegando al nacedero que se encuentra bajo el farallón calizo.


Al llegar lo primero que encontramos son las ruinas de un molino que funcionó hasta principios del Siglo XX



Llevamos casi dos semanas de buen tiempo y no ha llovido pero sale mucho agua. Esto tiene que ser un espectáculo verlo después de cuando ha llovido unos cuantos días. El agua tiene que salir con mucha presión.


El río Ertzilla en su tramo inicial.


Visto el nacedero volvemos sobre nuestros pasos unos cien metros para coger  un camino claro que asciende por nuestra izquierda. Este atajo nos sacara al PR-NA 82.


Ya estamos en el PR-NA 82.


Comenzamos la subida hacia Burdingurutze por un camino que es muy bonito.


Nos metemos en el hayedo.


Un bosque de musgo.


Junto al camino se encuentra el dolmen de Txuritxo Berri así que vamos a verlo.


Seguimos inmersos en el hayedo.


A medida que nos acercamos al Collado de Burdingurutze aumenta un poco la pendiente .


Alcanzamos el Collado de Burdingurutze al llegar al paso de alambrada (muga Huarte, Iribas y Baraibar). Una pequeña cruz de hierro sobre una roca hace honor al nombre del collado.


A escasos metros del paso se encuentra una borda de cazadores.


El Valle de Ata queda muy cerca y por el camino veremos unos cuantos dólmenes. El primero es el de Ziñeko Gurutze. He leído que se da la circunstancia que los dólmenes de Aralar, excepto el de Uidui, tienen su entrada mirando al Este, osea hacia la salida del Sol, por lo que se ha sostenido la teoría que los hombres que los erigieron rendían culto al astro rey.


Este es el dolmen de Izeiniturri


Comienzan a aparecer neveros


Antes de bajar al Valle de Ata encontramos el dolmen de Arrate Berri


Entramos en el bonito Valle de Ata.


Vamos al final del valle.


Hongos yesqueros.


Al final de la pista encontramos una puerta y tras pasarla el PR gira bruscamente a la izquierda y vadea la erreka que vemos en la foto.



Comenzamos una bonita subida hacia el monte Artxueta o hacia San Miguel de Aralar, más adelante, al llegar a un gran mojón de piedras, se encuentra la bifurcación hacia uno u otro lado.




Al haber neveros en el camino hemos buscado la cresta para evitarlos ya que se nos metía la nieve en las zapatillas.


Llegamos al gran mojón de piedras cuya historia es la siguiente: Cuentan que al capellán del Santuario de San Miguel, lo nombraron párroco de Madoz y que, a partir del nombramiento, todos los días subía desde el pueblo, por el Valle de Ata, hasta dar vista al Santuario. Rezaba una oración, arrojaba una piedra al suelo y se volvía a Madoz, siendo así como tomó cuerpo ese gran montón de piedras, a modo de túmulo. Y se dice que nunca mas volvió al Santuario.


Vistas hacia el Valle de la Sakana mientras subimos al Artxueta.


Damos con la carretera que sube hacia los repetidores y tenemos esta vista de la cima de Artxueta.


Mirando atrás: San Miguel de Aralar y el monte Berian


El Valle de Ata visto desde una curva de la carretera.


A la cima se puede ir siguiendo la carretera pero es más corto coger la directa por el roquedo.


Cima de Artxueta (1.345 m). Uno de sus buzones.


El otro buzón de Artxueta.


Vistas desde la cima hacia San Miguel de Aralar.


Por la falda norte de Artxueta quedan bastantes neveros.


Hacia el Oeste vemos los rasos de Unaga con nieve. Ahora vamos para allí, ya veremos que nos encontramos.


Imponente el monte Berian.


Dejamos Artxueta y ponemos rumbo hacia Albi. Vamos por la carretera hasta la primera curva donde cogemos la cresta oeste de Artxueta.


Vamos a ir por la cresta para evitar los neveros.


El terreno permite movernos con facilidad.


Sin querer encontramos una sima bastante profunda. En el mapa aparece en el paraje de Sorabarrena pero desconozco su nombre. Si lo sabes házmelo saber.


Toda esta parte, desde la cresta, la estamos haciendo monte a través. Vamos bajando al encuentro del PR-NA 82 que pasa por algún punto del paraje de Ezezetako langa. Tiramos de GPS para dar con el mismo. Una vez en el PR continuamos un tramo corto y enseguida lo abandonmaos ya que se desvía hacia Baraibar y nosotros vamos hacia Albi.



Damos con una pista de tierra y continuamos hacia el paraje de Mozkordi donde nos apartamos del camino para ver otro dolmen: el dolmen de Mozkordi.




Pasado Mozkordi tenemos una bajada algo pronunciada y llegamos a Albi, por donde pasa la carretera que desde Baraibar sube a San Miguel de Aralar.


Muy cerca se encuentra el dolmen de Albia/Albi


Desde Albi cogemos el camino tradicional hacia el Beloki, el que pasa por la majada de Bustintza. Por el camino encontramos una txabola. Me comenta Beltri que es una txabola para los cerdos.


Seguimos subiendo y el camino es muy bonito.


Pasamos junto a una estela homenaje al padre Jesús de la orden de los Capuchinos


Desde la estela a Bustintza tenemos un precioso camino horadado en la roca.


Llegamos a Bustintza, un rincón precioso, en Aralar hay muchos.


Las aguas de la pequeña erreka que pasa por Bustintza terminan en sumidero a pocos metros de la borda y del camino.


Borda de Bustintza.


En este bonito paraje hacemos una buena parada para comer. Con el estupendo día que ha salido estamos de cine tirados en la hierba bajo el sol.


Remontamos la encajonada erreka y al llegar arriba el paisaje se abre y vemos nuestro objetivo: Beloki.



Subiremos por la cresta.


Unos por un lado de la erreka y otros por el otro evitando los neveros.


Bueno... algunos no los evitan.


El monte Txorrotxeta visto desde la ladera oeste del Beloki.


Por la cresta del Beloki.


Hacia el sur el monte Artxueta de donde venimos. Abajo queda la borda de Gaztelueta.


Rasos de Unaga.


Cima del Beloki (1.276 m)


De izquierda a derecha: Tutturre, Alborta, Uarrain


El resto de compañeros van llegando a la cima.


Nicolás, Pili, Beltri, Luis y Jesús (sentado)


Yo también estuve en Beloki.


Bajamos directamente a la pista que recorre el valle de Etzantza



Enlazamos con el GR12 que lo seguiremos un buen rato hasta llegar a un aska con una fuente (grifo)


Muy bonito este vallecito.


Desde la fuente el GR12 gira a la izquierda y se mete por otro bonito valle, el de Biozna Erreka


Otra aska en el camino pero esta no tiene grifo. De aquí no se puede beber.


Continuamos por el GR12 hasta llegar a Aizkorriko Euntzea donde se encuentra este indicador. Aquí volvemos a enlazar con el PR-NA 82. Tenemos cerca de tres kilómetros hasta Baraibar.


Este tramo del PR es una auténtica gozada.


Eso sí, encontramos multitud de árboles caídos en el camino que pasamos sin problema.


¡Que maravilla de lugares!


Una pena que dure tan poco pero al final salimos a una pista con vistas hacia el monte Elosta y la A15.


Bajamos por la pista hacia Baraibar.


Nos desviamos a la derecha por otro camino y esta vez si que bajamos directamente hacia el pueblo.


Llegamos a Baraibar y damos por finalizada la ruta. En la entrada del pueblo vemos una casa que nos llama mucho la atención por tener su fachada muy desplomada. Se aprecian grietas en las esquinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puede dejar aquí su comentario y en breve será publicado