Páginas vistas en total

Indice de rutas

viernes, 20 de julio de 2018

Parque Regional de Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar

En San Pedro del Pinatar (Murcia), en la ribera del Mediterráneo y en el límite de la Manga del Mar Menor se encuentra el Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro. En este parque existe un sendero balizado como PR-MU 65 (sendero de las encañizadas) que lo recorre íntegramente y sin ninguna dificultad. Es una zona muy bonita donde veremos algunas playas vírgenes, las encañizadas, salinas, un par de molinos que se usaban para trasvasar el agua hacia las balsas de las salinas, una zona de baños de barro y muchas aves. La verdad que es un zona preciosa para recorrerla con tranquilidad.

Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro
Las Salinas de San Pedro se extienden a lo largo de una franja litoral mediterránea de unos 6 km. Éstas, junto con Las Encañizadas (vía natural de intercambio de agua entre el Mar Mediterráneo y el Mar Menor), constituyen el Parque Regional, con una extensión de 856 has., localizadas en los municipios de San Pedro del Pinatar (salinas y arenales) y San Javier (encañizadas). Limita al Norte con El Mojón, y al Sur con el inicio de La Manga del Mar Menor.

Debido a los elevados valores naturales, esta zona húmeda fue incluida en 1994 en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (convenio RAMSAR), junto a la laguna del Mar Menor. En 1998 fue designada como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), por lo que queda incorporada a la Red Natura 2000 de la Unión Europea. (fuente: http://www.regmurcia.com)

Track para GPS:




Yo he dejado el coche aparcado en el puerto deportivo pero como es una circular se puede comenzar donde se quiera.


Justo al lado tenemos el paseo que conduce hacia las Playas de La LLana


Las Playas de la Llana, aunque es solo una playa larga, aparece en los mapas dividida en tres playas. En el primer tramo se llama Playa de la LLana, la zona central se llama Playa de la Barraca y la parte final Playa de Puntas de Algas por encontrarse al final de la misma la punta rocosa llamada Punta de Algas. En la foto la Playa de la LLana.


Playa de la Barraca, en la zona central. Al fondo se divisan los edificios de la Manga del Mar Menor y la isla Grosa.


Zona de pequeñas dunas.


En toda esta marítima abundan las praderas de posidonia donde muchas hojas del bosque submarino son arrastradas a la orilla. El nombre Punta de 'Algas' viene dado por este motivo.


El saliente rocoso es Punta de Algas


Doblo la Punta de Algas y ante mi tengo la entrada de agua del mediterráneo a la Manga del Mar Menor. Toda esta parte de la orilla, como puede verse, repleta de posidonia.


Desde aquí no puedo ver las encañizadas porque éstas son un sistema de pesca artesanal, originado en época árabe. El arte de pesca consiste en formar laberintos circulares en los que entran los peces pero no salen; estos laberintos se construyen con cañas y redes. De este modo se puede capturar algunas especies como la dorada, el mújol y en menores cantidades el magre, y el lenguado. Se trata de un sistema que es muy selectivo con las especies y localizado en el tiempo de trabajo, proporcionando gran cantidad de ejemplares.


Vegetación típica de un saladar.


Donde están esas casas se encuentran las encañizadas.



La urbe turística. ¡Dios que horror!


Ahora el camino transcurre entre el Mar Menor (izquierda) y las balsas salineras (derecha) 

A lo lejos veo el Molino de la Calcetera hacia donde me dirijo.


Zona de encañizadas.


La verdad que el paisaje es muy bonito.


Molino de la Calcetera.


La función de estos molinos de viento era la de trasegar el agua del Mar Menor a las charcas salineras. Hay tres tipos de charcas:
1 - Las charcas almacenadoras: las que almacenan el agua trasegada por los molinos (eso antes porque ahora usan bombas)
2 - Las charcas calentadoras: donde el agua se va evaporando aumentando la concentración de sal.
3 - Las charcas cristalizadoras: con muy poca profundidad les llega el agua de las charcas calentadoras y tienen la concentración máxima de sal. Tienen el color típico rosaceo provocado por unas bacterias.


Este paseo lo usa mucha gente y no me extraña porque es una maravilla.


De pronto me fijo en una persona que viene paseando y me pregunto si es un zombie de Walking Dead. Pues no, es un tío embadurnado de barro.


Pequeñas aves en la orilla de las charcas salineras.


A lo lejos la empresa salinera donde puede verse una gran montaña de sal, el llamado 'Oro Blanco'. Produce unas 100.000 toneladas de sal al año de muy buena calidad y se usa principalmente en alimentación, preparación de medicamentos y cosméticos.


Comienzo a ver varias personas embadurnadas de barro. El motivo es que aquí hay una zona de baños de lodo.


Los baños de lodo. 
El lodo es sacado del fondo de la charca; tiene un color gris oscuro y consistencia cremosa. El lodo se aplica en las zonas del cuerpo que se desee tratar, se deja secar al sol y una vez seco hay que bañarse en la misma charca salada donde se recogió . Lo utilizan las personas que sufren dolores crónicos, así como para diversas enfermedades cutáneas: las que padecen de soriasis tienen un gran alivio si siguen un tratamiento continuo de quince días.


Estoy llegando al centro turístico de San Pedro del Pinatar.


Justo al final del paseo se encuentra el molino de Quintín, otro molino de viento.


Ahora me toca un tramo un poco aburrido por la acera hasta alcanzar una rotonda dedicada al flamenco, una ave que abunda en las charcas de San Pedro del Pinatar.


Una vez llego a la rotonda giro a la derecha y me dirijo hacia el puerto


Flamencos en las charcas salineras.


Tras un largo paseo junto a la carretera que separa dos charcas salineras llego a la curva de la culebra


Antes de ir al puerto, donde tengo el coche, voy a acercarme a un mirador de aves y después iré al puerto por la orilla de la playa.


El observatorio de madera para observar a lasa aves y la Torre del Pinar de Coterillo


Charca de Coterillo.


Después atravieso un saladar de camino hacia la Playa de la Torre Derribada.


Pinos carrascos tumbados para protegerse del azote de los fuertes vientos de levante cargados de sal (maresía)


Playa de la Torre Derribada


Recorrido el corto tramo de la playa regreso hacia la curva de la culebra donde hay otro observatorio de aves.


Vuelvo a la carretera y me dirijo al puerto por el camino paralelo a la carretera. Por mi derecha las charcas cristalizadoras donde el color rosaceo las delata.

La empresa salinera


llegando al puerto donde finalizo este recorrido.