Páginas vistas en total

Indice de rutas

jueves, 28 de mayo de 2020

Subida al Hernio desde Bidaina-Goiatz y vuelta por Errezil


Primer día de la fase 2 de la desescalada de la COVID-19. ¡Por fin se terminaron las franjas horarias! Ahora ya podemos andar por el monte sin el yugo del reloj.

Hoy me he vuelto a juntar con el amigo Eneko. Tanto él como yo teníamos pendiente conocer la subida al Hernio desde Bidania. Este monte se puede subir desde muchos pueblos y con este recorrido podemos decir que ya conocemos las principales rutas de subida al Hernio. Al final es la mejor manera de conocer un monte, conociendo las diferentes subidas.

Bidania-Goiatz se encuentra en la comarca de Tolosaldea y es el municipio más alto de la comarca con 485 msnm. El pueblo tiene dos núcleos urbanos bien diferenciados que distan entre si unos 500 metros. El mayor es Bidania y es donde están casi todos los servicios. El menor es Goiatz. En el año 1964 se fusionaron para formar Bidegoyan, un nombre inventado que juega con los nombres de los dos núcleos y con su significado en euskera que quiere decir 'en lo alto del camino'. Una perfecta descripción del municipio. En el año 2013 el ayuntamiento decidió cambiar el nombre a Bidania-Goiatz.

Se nota que empezamos desde una cota alta, 485m, y se nota porque la subida hasta el collado de Zelatun (850m) nos ha parecido un paseo, eso sí, un paseo de lujo. Subida suavecita, muy llevadera, con un paisaje brutal y un camino bonito.

Desde Bidania (485m) subimos al collado Iturburu donde enlazamos con el camino que sube al collado de Zelatun (850m). Toda la subida es parte del GR35 y de una variante del Camino Vasco del Interior. Una vez en Zelatun aprovechamos que una de las bordas está abierta para tomar un cafecito y un pintxo de txistorra. Después del almuerzo subimos a la cima del Hernio (1073m). Hoy muy poca gente en la cima. Después de un un rato volvemos a bajar a Zelatun para continuar subiendo a la cima de Gazume (1001m). Desde Gazume, siguiendo el cordal, alcanzamos la cima herbosa de Mendibeltz (963m). Desde el Mendibeltz bajamos a Errezil pasando por las minas de Azulegi. Nos ha encantado el paraje donde se encuentran. Después de una larga bajada llegamos a Errezil. Tras una pequeña visita por el pueblo vamos a tomar una cervecita en la taberna Borondegi. Dejamos Errezil rodeando por el noreste la cima de Mutxartegi para ascender hasta la ermita San Migel Goikoa. Un poco más adelante nos encaminamos hacia el collado de Iturburu mendatea siguiendo un camino de monte que va paralelo a la carretera. Al final alcanzamos el caserío Iturburu y continuamos por el oeste hacia el collado de Iturburu mendatea. En el collado pasamos por el puente de Trintxera sobre la carretera GI-2634 para rodear después la cima de Armoi por el oeste. Tras llegar a un alto con vistas hacia las cimas de Illaun y Urraki, comenzamos a descender hacia el núcleo de Goiatz pasando por el baserri Lete. Tras una pequeña vuelta por Goiatz contemplando sus casas, iglesia y frontón, ponemos rumbo hacia Bidania a la que no tardamos en llegar. Para finalizar la ruta otra cañita con pintxo de tortilla en el bar de Bidania.

Track para GPS:




Dejamos el coche en la plaza que hay frente a la parroquia de San Bartolomé. La parroquia es una construcción de medidas grandes y la fachada principal de la torre es de planta rectangular. La torre está construida mediante sillares y la base tiene un arco de medio punto. El edificio refleja claramente la tradición de los masones, la calidad de la piedra trabajada de generación en generación.


El ayuntamiento. La casa consistorial fue realizada por el arquitecto Guillermo Eizaguirre en 1917. En su frente aparece el habitual soportal con arcos de medio punto, desarrollándose sobre el mismo dos plantas. Destaca el uso del ladrillo en el último piso, una torre en realidad, apareciendo en sus dos frentes trabajados una triple arquería con arcos de medio punto. Igualmente resaltable es la presencia de cubos en los ángulos de esta zona, disponiéndose, además, el escudo esquinado. Se trata de un diseño similar al empleado para el ayuntamiento de Beasain y que nos muestra soluciones propias de la arquitectura regionalista, que adopta caracteres propios de edificaciones muy anteriores en el tiempo. (fuente: http://aunamendi.eusko-ikaskuntza.eus/eu/bidania/ar-23775/)

Escudo esquinado.

Mojaetxea o Palacio Ana (edificio azul)

Bidania es un pueblo pequeño pero tiene bonitos edificios.

Otra perspectiva de la parroquia de San Bartolomé.

Estamos siguiendo las marcas blancas y rojas del GR-35 y hablando nos hemos pasado el desvío y hemos subido un poco más. Al menos la equivocación nos ha permitido disfrutar de esta hermosa panorámica del pueblo de Bidania.

El pueblo tiene su zona moderna con villas bifamiliares.

Ahora si cogemos el camino bueno.

Como se puede ver en esta foto tenemos las marcas del GR-35 y uno de los mojones del Camino Vasco del Interior (un ramal del Camino de Santiago que comienza en Bayona y termina en Santo Domingo de la Calzada). 

El camino es muy agradable y un buen tramo transcurre al lado de la erreka Ernio.


Subiendo hacia el collado de Iturburu o Iturburu zelaia

Pasado el collado cogemos el camino que asciende al collado de Zelatun por la ladera suroeste del monte Hernio

Enseguida comenzamos a tener vistas. El valle de Errezil se abre paso y se alza imponente el macizo de Izarraitz.

Estamos en la vertical del monte Hernio. Vemos perfectamente la cruz cimera. Estas vistas son nuevas para nosotros y las estamos disfrutando mucho.

Tramos del camino de subida hacia Zelatun.

A medida que la temperatura va subiendo y calentando el terreno las pequeñas nubes bajas ascienden y se disipan. A lo lejos podemos ver donde ha quedado Bidania.

Subiendo a Zelatun con grandes vistas hacia el valle de Errezil e Izarraitz.

Abajo el pueblo de Errezil por donde andaremos más tarde, de camino de vuelta a Bidania.

Tramos del camino muy bonitos.

Bidania detrás de la nube.

De nuevo Errezil. Es espectacular el entorno donde se encuentra este pueblo.

Ya va quedando menos. El monte Gazume enfrente.

Llegamos a Zelatun. ¿Estará abierta la borda?

Señalización en Zelatun.

El Portumatxa y su canal. ¡Que bonita subida!

Tenemos suerte y pillamos la borda abierta así que vamos a aprovechar.

Un caldo para Eneko.

Para mi un café y un pintxo de txistorra. Aquí los pintxos son como bocatas. Da gusto llegar a Zelatun y que te cuiden tan bien sin pegarte un sablazo.

Después del almuerzo vamos hacia la cima del Hernio. Vamos por el camino normal.

Bidania.

Errezil de nuevo.

Subiendo al Hernio.

Llegamos al refugio de Erniozaleak donde hacemos una paradita para tomar aire antes de afrontar el último repecho hacia la cima.

La famosa cruz y los aros sanadores.

El último repecho.

Pequeño refugio en la cima.

Llegamos a la cima del Hernio (1073m). Muy poca gente. Creíamos que hoy habría más gente con el día tan estupendo que ha salido. Parece que ahora que han quitado las franjas horarias la gente se ha calmado un poco y al menos ya no coincidimos todos a la misma hora.

Hernio.

Eneko en la cruz cimera del monte Hernio.

Desde la cima vistas hacia Asteasu.

Hacia Orio.

Zarautz y Orio.


Bidania, el lugar desde donde hemos salido.

Bajamos hacia Zelatun. Nuestro siguiente objetivo es la cima del monte Gazume.

El bonito camino que asciende/desciende del Hernio.

Desde Zelatun cogemos el bonito camino flanqueado por muros de piedra caliza hacia el Gazume.


Subiremos al Gazume por su lapiaz. Hay unas marcas de pintura amarilla que facilitan la subida.

Mirando atrás tenemos la hipnotizante y estética figura del Portumatxa. 

Últimos metros por el lapiaz.

Los caballos con sus potrillos campan a sus anchas y nosotros perturbamos su tranquilad.

Eneko en la cima del gazume, coronada por un vértice geodésico y un par de buzones montañeros.

El Hernio visto desde la cima del monte Gazume.

La siguiente cima, Mendibeltz, está bastante cerca siguiendo el cordal herboso. Tenemos que bajar primero al collado Elkomen.

Subiendo el Mendibeltz.

Como no hay buzón en la cima, y habiendo un par de puntos donde las cotas son parecidas, nosotros vamos a dar por cima el lugar donde hay un par de vigas metálicas a ras de suelo. Creo que en su día hubo aquí una antena y estas vigas son los restos.

Después de la cima de Mendibeltz comenzamos a descender hacia Errezil. Pasaremos por las minas de zinc de Azulegi que están muy cerquita de donde nos encontramos.

El camino nos lleva hasta un redil, en Ezurtza. En este punto giramos a la izquierda. El camino de seguirlo nos llevaría de nuevo a Zelatun. Solo lo seguiremos un pequeño tramo y luego nos internaremos en el bosque.

Hace calorcete y aprovechamos la parada en el muro para tomar una cervecita.

Esta zona, donde parece que hay una majada, aparece en el mapa con el nombre de Ezurtzako sarobea. Es un lugar muy bonito. Hayedo y terreno kárstico, lo que más me gusta a mi. El lugar promete.

Nos internamos en el hayedo 

y comienza el espectaculo.

rocas con musgo, hayas que se retuercen abriéndose paso entre la poca tierra y la abundante piedra.

El amigo Eneko me avisa que tenga cuidado. Hay un gran agujero en el suelo. Estamos prácticamente en la zona de las minas de Azulegi y tenemos dudas si se trata de una sima o una mina. Yo creo que es una sima de unos 4 metros de altura. Se veía el fondo.

Vemos muros.

En un pequeño claro vemos un montón de piedras. Parece la escombrera de las minas de Azulegi.

A medida que avanzamos van apareciendo más y más piedras.

El lugar es muy bonito. Nos llama la atención un pequeño arco de piedra. No parece natural.

Parece que nos encontramos en la zona cero de las minas de Azulegi.

Desde luego aquí ha tenido que haber mucha actividad.

Restos de un edificio, imagino que de las minas


Atravesamos ahora un pequeño hayedo trasmocho que es una maravilla.


Eneko en el hayedo trasmocho en Azulegi.

Otro edificio más en ruinas.

Detalle del edificio en ruinas.

Dejamos atrás Azulegi, aunque por los alrededores habrá seguramente bastantes bocaminas. Seguimos bajando hacia Errezil, extasiados con el paisaje. La de veces que hemos estado en el Hernio y esta zona no la conocíamos. Tengo que decir que merece mucho la pena acercarse por aquí y perderse por sus rincones. Además queda muy cerca de Zelatun y no hay porque subir Gazume y Mendibeltz ya que hay un camino por el que acercarse fácilmente hasta esta zona.

Encontramos junto al camino una mina.

me meto unos metros y saco una foto.

Una dedalera, bueno, estaba plagado.

El Hernio visto desde la falda sur del monte Gazume.

Encontramos un tramo con bastantes árboles caídos que nos obliga a doblar el lomo.

Para tirar este árbol mucho viento ha tenido que hacer.

Encontramos algún que otro tramo sucio en la bajada pero en general el camino es bastante bonito. 

Estamos llegando a Errezil. La bajada se nos ha hecho larga.

Un poco de humor.

Entrando en Errezil. Menuda pedazo de iglesia que tienen.

Iglesia de San Martín de Zarrulloa.

Esta vista es nueva para nosotros. Siempre hemos visto Errezil desde el Hernio y hoy vemos el Hernio desde Errezil. Increible el lugar.

El ayuntamiento de Errezil.


Arcos de la iglesia.

Borondegi


La casa rural Etxeberri

Escudo en la fachada de Borondegi

Taberna Borondegi. Dentro tienen una estupenda terraza con mirador.

Terraza y mirador.

Vistas desde el mirador de Borondegi.

Vistas desde el mirador de Borondegi.

La iglesia de San Martín.

Saliendo de Errezil, camino de Bidania pasamos por un bonito baserri, Belamendi, que lo tienen muy cuidado, con multitud de detalles.

Nuestro camino rodea por la izquierda el monte Mutxartegi.

Vamos dejando Errezil atrás. Lo dejamos con pena porque no has gustado mucho y seguro que tiene muchas cosas interesantes para ver.

Pasamos junto al humilladero de San José

Unas florecillas por el camino: Scabiosa atropurpurea

El Hernio.Impresionante el desnivel.

Fuente en la falda noreste del monte Mutxartegi

camino que asciende a la cresta del Mutxartegi por donde pasa una pista

Por allí arriba asoman los baserris de Aritzeta, Tenemos que llegar allí.

la ermita de San Migel Goikoa por donde pasaremos en un momento

Ermita San Migel Goikoa. Puede que sea de la edad media.

Tras pasar el baserri Ibarguren cogemos un camino que va paralelo, pero algo más bajo, a la carretera. Algunos tramos están algo sucios pero en general se anda bien y sin problemas. Pasamos por una captación de agua.

Antes de salir a la carretera me encuentro junto al camino esta piedra. Imagino que será un mojón pero parece un menhir.

El camino por el que vamos que evita la carretera.
Salimos a la carretera. Unos metros más adelante la cruzamos para tomar otro camino.

LLegamos al baserri Iturburu. hay un pilón con fuente. Muy cerca está el collado de Iturburu, por donde hemos subido. Pero ahora iremos hacia a otro collado llamado Iturburuko mendatea, donde se encuentra el puente de Trintxera.

Baserri Iturburu.

Llegando al collado Iturburuko mendatea

Una última mirada al pueblo de Errezil que queda abajo, ya no lo volveremos a ver.

Cruzado el puente de Trintxera rodeamos por el este el tontorro de Tontordo, donde está las vacas blancas.

Llegamos a un alto con buenas vistas hacia Izarraitz y el monte Urraki

Desde este alto comenzamos el descenso hacia Goiatz.

Creo que el monte que vemos en esta foto es el monte Illaun. Parece que hay una cruz en la cima.

El núcleo urbano de Goiatz

Al pasar junto al baserri Kuruzman vemos algunos animales, entre ellos este pavo real que me muestra todo su plumaje.

Llegamos a Goiatz donde destaca la iglesia de Nuestra Señora de Goiatz. Nos damos una vuelta. El núcleo urbano es muy pequeño.

Tienen un buen frontón donde hay una entrada al ostatu, que estaba cerrado.

casas en Goiatz.

Dejamos Goiatz y nos dirigimos hacia Bidania que está a unos quinientos metros.

Llegamos a Bidania. 

Aquí si hemos pillado el bar abierto y hemos aprovechado para comer y beber algo. Mejor final de ruta imposible.