Páginas vistas en total

Indice de rutas

martes, 28 de agosto de 2018

De Andoain a Villabona por el Puente de las Brujas y el canal de las mil escaleras

Hoy nos vamos al Valle de Leizarán con buena parte del equipo de 'Al monte desde Donostia'. Vamos a realizar una preciosa travesía uniendo los pueblos de Andoain y Villabona pasando por algunos de los lugares más emblemáticos de este precioso y despoblado valle; el Puente de Unanibia, popularmente conocido como Puente de la Brujas (Sorgin-zubia en euskera); el Area Recreativa de Otita/Otieta; Las centrales de Leizarán o Iberdrola con sus famosas mil escaleras por donde subiremos hasta su canal; la Central de Bertxin y sus quinientas escaleras (solo las veremos). Un recorrido que trascurre principalmente por sombra, cosa que se agradece cuando hace calorcete.

Descripción del recorrido 

Siempre que podemos usamos el transporte público por eso muchas de nuestras rutas comienzan y terminan en una estación de tren. Esta vez nos acercamos desde Donostia en el tren de Cercanías hasta la estación de Andoain-Centro. Desde la estación, y en dirección sur, vamos al encuentro de la carretera GI-3091, la que va al Área Recreativa de Otieta. Abandonamos la carretera al llegar al Puente de Lizarkola, situado entre las antiguas empresas Intex y la Papelera de Leizarán. Cruzado el puente se continua entre las dos empresas, y al llegar a la primera curva, que gira hacia la derecha, tomamos el camino del Canal de Lizarkola o 'Canal Celulosas' que surge por nuestra izquierda . Este canal fue recuperado en el 2010 por el ayuntamiento de Andoain y alimentaba la antigua central de Lizarkola, la cual generaba electricidad para la papelera 'Celulosas Andoain' (antigua 'Portu Hermanos') . Actualmente es un precioso paseo paralelo al río Leizarán de alrededor de un kilómetro de longitud que conecta Andoain con el parque de Otieta a la altura del famoso Puente de Unanibia. Los días buenos es un lugar muy concurrido para escapar del calor, descansar o ir de picnic, ya que hay multitud de mesas y parrillas esparcidas entre campas y el bosque. El área tiene un pequeño aparcamiento y es uno de los lugares de inicio de multitud de rutas por el Valle de Leizarán y el macizo de Adarra. 

Desde el área no cogemos la vía verde del tren txiki (via del Plazaola) sino que cogemos un camino que transcurre entre ésta y el río Leizarán. Pasamos por la Central de Olaberri con su su presa y más adelante llegamos a las centrales de Leizarán o Iberdrola (la de las mil escaleras) y la de Bertxin. Cruzamos el Puente de la Central de Bertxin y llegamos a unas escaleras donde el camino se bifurca: por la izquierda se va a las 500 escaleras las cuales vemos (este no es nuestro caso). Por la derecha, nuestro caso, y tras un pequeño tramo de sendero se pasa bajo la tubería por la cual baja el agua del canal a la central y llegamos a las mil escaleras. Con una barandilla que facilita la subida, y sobre todo la bajada, comenzamos nuestro ascenso hacia el canal. La pendiente es considerable y el el esfuerzo no lo es menos, sin duda el mayor del recorrido. Estas escaleras son el gimnasio perfecto para tonificar los glúteos, así que... ¡aprovechad! 

Una vez arriba nos acercamos al final del canal donde hay un curioso aliviadero con forma de mano al que llaman los '5 dedos' o los 'dedos'. Ahora toca disfrutar del paseo llano por la sombra a través del camino de servicio del canal. Seguiremos las marcas blancas y amarillas del PR-GI 118 hasta Villabona. El tramo por el canal es de casi cinco kilómetros y relajante a más no poder. Una vez alcanzamos Praxkuren Borda el canal se mete bajo la roca a través de un túnel. Este pequeño tramo tunelado no tiene vía de servicio por lo que nuestro sendero sube y baja un pequeño tramo del monte hasta alcanzar de nuevo el canal al otro lado del túnel. Poco después pasamos por la captación de aguas de la erreka Ibarrola y a los pocos metros encontramos el puentecillo por donde abandonamos el canal (atentos a las marcas). El sendero remonta la vaguada y cruza la erreka Ibarrola más arriba. Seguimos remontando la vaguada hasta alcanzar la borda de Urdausulbi situada en el collado del mismo nombre. Seguimos por pista de tierra en la misma dirección que traíamos subiendo y más adelante, tras un corto descenso, pasamos bajo la A15 (Autovía de Leizarán). Salimos a otra pista que nos lleva primero a la borda de Oindo y después al Collado de Ondabea donde hay una caseta del gas. Desde el collado bajamos al Parque de Komizar pasando nuevamente bajo la A15. Una vez pasada esta área recreativa encontramos la carretera por la que bajaremos a Villabona y desde donde hay una bonita panorámica del barrio de Amasa (Villabona) con el macizo del Ernio a lo lejos.

Mapa del recorrido:





El equipo:

Primero os presento al equipo, sin ellos las rutas no son lo mismo. El guapo soy yo.



Vamos con las fotos del recorrido:

Desde la estación de tren vamos al encuentro de la carretera GI-3091 que va hacia el Parque de Otieta. Quinientos metros después dejaremos la carretera al llegar al Puente de Lizarkola, entre las antiguas empresas Intex y  la Papelera del Leizarán (la de la chimenea en la foto).


El Canal de Lizarkola', construido en 1895,  alimentaba la central de Lizarkola o Arizpeola para suministrar electricidad a la fabrica de pasta de papel 'Celulosas Andoain' (antigua Portu Hermanos).


El río Leizarán visto desde el canal.


El viejo canal es ahora un bonito camino que el ayuntamiento de Andoain recuperó en el 2010.


Llegamos al Puente de Unanibia popularmente conocido como el Puente de las Brujas, un precioso puente de piedra de tres ojos. Los pilares que se ven delante del puente se cree que pertenecían al canal de Lizarkola en su proyecto inicial pero algo no funcionó como debía.


El puente no es el original ya que, según las crónicas, se destruyó completamente en la Primera Guerra Carlista.


Puente de Unanibia aguas arriba. Sin duda un precioso lugar.


Cogemos el camino que va hacia las centrales.


Central de Olaberri, conocida también como Central de Laborde.


Central de Leizarán.


Puente de la Central de Bertxin (la que se ve al fondo). En las escaleras que se ven al fondo el camino se bifurca.


La central de Leizarán, o de Iberdrola, o de las mil escaleras vista desde el puente de Bertxin. Se ve perfectamente como entra el tubo por donde baja el agua desde el canal.


Una vez cruzado el puente llegamos a unas pequeñas escaleras donde se nos presentan dos opciones: por la izquierda de las escaleras (no es nuestro caso) se encuentran las '500 escaleras' que suben a otro canal, el de las 500 escaleras, desde el cual se produce el salto de agua a la central de Bertxin mediante la tubería que puede verse en la foto, a la izquierda de la barandilla.


La segunda opción (la nuestra), hacia la derecha, conduce al comienzo de las mil escaleras.


Tras un corto tramo por sendero pasamos bajo la tubería y llegamos al comienzo de las mil escaleras.


La subida hay que tomársela con calma pues tiene su pendiente. Lo bueno es que los escalones son regulares y tienen la misma altura y tamaño por lo que se puede mantener cierto ritmo.


Los escalones, cuyo número es centena, están marcados. En la foto el escalón 500, estamos en la mitad de las escaleras.


Gracias a la barandilla instalada se sube muy bien, pero sobre todo, ayuda mucho bajando, imprescindible diría yo, sobre todo si ha llovido.


El final de las escaleras. Salimos en el peldaño 995. A mi ya e me ha puesto el culo duro.


Vista del tubo y las escaleras hacia la central de Leizarán que queda abajo. La verdad que la foto no hace justicia a la pendiente.


Alcanzamos el Canal de las mil escaleras. Lo encontramos sin agua, ¡que pena! Parece que están realizando algún tipo de mantenimiento. Es una pena porque, obviamente, el paseo con el canal con agua es más bonito.


Nos acercamos a ver el aliviadero del canal que tiene forma de mano y por lo cual se le conoce como el aliviadero de los cinco dedos.


Pili observa el filtro del canal situado en el depósito de carga que impide que entre suciedad a la tubería.


El camino de servicio del canal es una gozada. Siempre con sombra, siempre bonito.


Llegamos a un lugar en el canal que creo que se llama Makinetxe y los restos de lo que vemos seguro tienen algo que ver con este nombre.


Un rincón con mucho encanto en el canal es este, Praxkuren borda. Dentro hay una mesa para comer. A partir de aquí el canal está tunelado en un pequeño tramo.


Sistema de apertura/cierre de la compuerta


Un pequeño tramo por el bosque salva el tramo de canal tunelado.


De nuevo en el canal, y tras pasar la captación de agua de la erreka Ibarrola, alcanzamos este pequeño puente donde abandonamos el canal. Hay que fijarse en las marcas blancas y amarillas.


Remontamos la vaguada inmersos en un bosque salvaje.


Más arriba cruzamos la erreka de Ibarrola. Este es un lugar selvático.


Seguimos subiendo por un camino con varias trazas y bastante descompuesto hasta alcanzar la borda de Urdausulbi, situada en el collado del mismo nombre. El paraje donde se encuentra es muy bonito.


Esta borda está cerrada.


Continuamos por una pista de tierra que desciende y pasa bajo la A15 (Autovia de Navarra) para subir después y salir a otra pista forestal.


Esta pista forestal nos acerca primero a Oindoko borda y poco después al Collado de Ondabea, donde hay una caseta de gas.


Desde el collado, y siguiendo siempre las marcas blaquiamarillas, descendemos al Parque de Komizar previo pasar de nuevo bajo la A15.


Una vez superado el Parque de Komizar el descenso a Villabona lo hacemos por la carretera a la que se sube a Komizar (no tiene apenas tráfico). Hay una bonita vista del barrio de Amasa con el Ernio de fondo desde la carretera.


Y sin mucho misterio llegamos a Villabona donde celebramos nuestro fianal de ruta con unas buenas cervezas (que no falten).


y después, camino a la estación de tren. Pasamos sobre el río Oria.


El Oria y el bonito monte Loatzo al fondo.

viernes, 20 de julio de 2018

Parque Regional de Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar

En San Pedro del Pinatar (Murcia), en la ribera del Mediterráneo y en el límite de la Manga del Mar Menor se encuentra el Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro. En este parque existe un sendero balizado como PR-MU 65 (sendero de las encañizadas) que lo recorre íntegramente y sin ninguna dificultad. Es una zona muy bonita donde veremos algunas playas vírgenes, las encañizadas, salinas, un par de molinos que se usaban para trasvasar el agua hacia las balsas de las salinas, una zona de baños de barro y muchas aves. La verdad que es un zona preciosa para recorrerla con tranquilidad.

Parque Regional Salinas y Arenales de San Pedro
Las Salinas de San Pedro se extienden a lo largo de una franja litoral mediterránea de unos 6 km. Éstas, junto con Las Encañizadas (vía natural de intercambio de agua entre el Mar Mediterráneo y el Mar Menor), constituyen el Parque Regional, con una extensión de 856 has., localizadas en los municipios de San Pedro del Pinatar (salinas y arenales) y San Javier (encañizadas). Limita al Norte con El Mojón, y al Sur con el inicio de La Manga del Mar Menor.

Debido a los elevados valores naturales, esta zona húmeda fue incluida en 1994 en la Lista de Humedales de Importancia Internacional (convenio RAMSAR), junto a la laguna del Mar Menor. En 1998 fue designada como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), por lo que queda incorporada a la Red Natura 2000 de la Unión Europea. (fuente: http://www.regmurcia.com)

Track para GPS:




Yo he dejado el coche aparcado en el puerto deportivo pero como es una circular se puede comenzar donde se quiera.


Justo al lado tenemos el paseo que conduce hacia las Playas de La LLana


Las Playas de la Llana, aunque es solo una playa larga, aparece en los mapas dividida en tres playas. En el primer tramo se llama Playa de la LLana, la zona central se llama Playa de la Barraca y la parte final Playa de Puntas de Algas por encontrarse al final de la misma la punta rocosa llamada Punta de Algas. En la foto la Playa de la LLana.


Playa de la Barraca, en la zona central. Al fondo se divisan los edificios de la Manga del Mar Menor y la isla Grosa.


Zona de pequeñas dunas.


En toda esta marítima abundan las praderas de posidonia donde muchas hojas del bosque submarino son arrastradas a la orilla. El nombre Punta de 'Algas' viene dado por este motivo.


El saliente rocoso es Punta de Algas


Doblo la Punta de Algas y ante mi tengo la entrada de agua del mediterráneo a la Manga del Mar Menor. Toda esta parte de la orilla, como puede verse, repleta de posidonia.


Desde aquí no puedo ver las encañizadas porque éstas son un sistema de pesca artesanal, originado en época árabe. El arte de pesca consiste en formar laberintos circulares en los que entran los peces pero no salen; estos laberintos se construyen con cañas y redes. De este modo se puede capturar algunas especies como la dorada, el mújol y en menores cantidades el magre, y el lenguado. Se trata de un sistema que es muy selectivo con las especies y localizado en el tiempo de trabajo, proporcionando gran cantidad de ejemplares.


Vegetación típica de un saladar.


Donde están esas casas se encuentran las encañizadas.



La urbe turística. ¡Dios que horror!


Ahora el camino transcurre entre el Mar Menor (izquierda) y las balsas salineras (derecha) 

A lo lejos veo el Molino de la Calcetera hacia donde me dirijo.


Zona de encañizadas.


La verdad que el paisaje es muy bonito.


Molino de la Calcetera.


La función de estos molinos de viento era la de trasegar el agua del Mar Menor a las charcas salineras. Hay tres tipos de charcas:
1 - Las charcas almacenadoras: las que almacenan el agua trasegada por los molinos (eso antes porque ahora usan bombas)
2 - Las charcas calentadoras: donde el agua se va evaporando aumentando la concentración de sal.
3 - Las charcas cristalizadoras: con muy poca profundidad les llega el agua de las charcas calentadoras y tienen la concentración máxima de sal. Tienen el color típico rosaceo provocado por unas bacterias.


Este paseo lo usa mucha gente y no me extraña porque es una maravilla.


De pronto me fijo en una persona que viene paseando y me pregunto si es un zombie de Walking Dead. Pues no, es un tío embadurnado de barro.


Pequeñas aves en la orilla de las charcas salineras.


A lo lejos la empresa salinera donde puede verse una gran montaña de sal, el llamado 'Oro Blanco'. Produce unas 100.000 toneladas de sal al año de muy buena calidad y se usa principalmente en alimentación, preparación de medicamentos y cosméticos.


Comienzo a ver varias personas embadurnadas de barro. El motivo es que aquí hay una zona de baños de lodo.


Los baños de lodo. 
El lodo es sacado del fondo de la charca; tiene un color gris oscuro y consistencia cremosa. El lodo se aplica en las zonas del cuerpo que se desee tratar, se deja secar al sol y una vez seco hay que bañarse en la misma charca salada donde se recogió . Lo utilizan las personas que sufren dolores crónicos, así como para diversas enfermedades cutáneas: las que padecen de soriasis tienen un gran alivio si siguen un tratamiento continuo de quince días.


Estoy llegando al centro turístico de San Pedro del Pinatar.


Justo al final del paseo se encuentra el molino de Quintín, otro molino de viento.


Ahora me toca un tramo un poco aburrido por la acera hasta alcanzar una rotonda dedicada al flamenco, una ave que abunda en las charcas de San Pedro del Pinatar.


Una vez llego a la rotonda giro a la derecha y me dirijo hacia el puerto


Flamencos en las charcas salineras.


Tras un largo paseo junto a la carretera que separa dos charcas salineras llego a la curva de la culebra


Antes de ir al puerto, donde tengo el coche, voy a acercarme a un mirador de aves y después iré al puerto por la orilla de la playa.


El observatorio de madera para observar a lasa aves y la Torre del Pinar de Coterillo


Charca de Coterillo.


Después atravieso un saladar de camino hacia la Playa de la Torre Derribada.


Pinos carrascos tumbados para protegerse del azote de los fuertes vientos de levante cargados de sal (maresía)


Playa de la Torre Derribada


Recorrido el corto tramo de la playa regreso hacia la curva de la culebra donde hay otro observatorio de aves.


Vuelvo a la carretera y me dirijo al puerto por el camino paralelo a la carretera. Por mi derecha las charcas cristalizadoras donde el color rosaceo las delata.

La empresa salinera


llegando al puerto donde finalizo este recorrido.