Páginas vistas en total

Indice de rutas

domingo, 17 de diciembre de 2017

Jaizkibel, por la cresta y el litoral

Este día una ruta con los amigos Nicolás, Beltri y Pili. Hoy vamos a hacer una ruta mixta por Jaizkibel: un poco de cresta y un poco más de litoral. Esta misma ruta la hice en el 2010 en una KDD con gente del foro Mendiak.net

El recorrido es muy bonito pero también muy duro. La parte occidental del litoral del monte Jaizkibel tiene unas cuestas durísimas. Algunos tramos pueden llegar a superar una pendiente del 45%. En cualquier caso, yendo cada uno a su ritmo y parando las veces que haga falta, todo se supera. Si no estás acostumbrado a andar como mucho tendrás unas buenas agujetas durante unos días.

Descripción del recorrido:
Desde la estación de Lezo-Errenteria iremos al cercano pueblo de Lezo. La única alternativa es ir por la acera junto a la carretera pues es esta una zona demasiado urbanizada. Una vez en Lezo hay que ir hacia el barrio de Ijurko donde comienza la subida a Jaizkibel. 

Subiremos por el camino tradicional hasta el depósito de Iparagirre donde cogeremos un sendero que nos llevará en diagonal primero hasta una estela de piedra en el paraje de Teñelu, después al Camino de Santiago y por último al collado de Zaskuna, en la cresta, muy próximo al segundo torreón. Por el camino de la cresta iremos hasta la cima de Jaizkibel situada en el interior de las ruinas del antiguo fuerte de San Enrique. 

Desde la cima bajaremos en perpendicular hacia la carretera GI-3440 donde la misma traza una curva. En la curva se encuentra el paso para ir hacia la cima de Artola donde se encuentra el monumento que nadie sabe como se llama (se llama Unión de los pueblos) pero que todo el mundo llama 'el huevo frito'. Con lo fácil que hubiera sido ponerle este nombre. Es un monumento realizado por el escultor hondarribitarra Remigio Mendiburu (1931-1990) y simboliza la unión de los pueblos por eso se encuentra en la muga de Pasai Donibane y Hondarribia. 

Bajaremos por la loma durante poco más de un kilómetro paralelos a la muga Donibane-Hondarribia delimitada por una alambrada que veremos por nuestra izquierda hasta llegar al paraje de Gaztarrotz por donde pasa una pista. Al llegar a la pista giraremos a la izquierda (este) e iremos hacia las ruinas del baserri Gaztarrotz. Seguiremos hacia el este, hacia el Sendero del Litoral, el de las dos rayas blancas, e iremos bajando por un sendero junto a una cresta rocosa que queda por nuestra derecha y donde veremos un par de refugios construidos que aprovechan el desplome de la roca como techo. Justo en el segundo refugio, a la derecha de su entrada, hay un pasillo entre dos rocas por donde continua el camino en subida. Saldremos a terreno despejado, con el monte cubierto por las otias y enseguida alcanzaremos el Sendero del Litoral, a la altura de la parte superior de la grieta Akerregi. A partir de aquí seguiremos la senda del litoral hacia Donibane. 

Bajaremos hasta llegar a la regata Gaztarrotz donde hay una txabola de pescadores en su orilla muy próxima al mar. Al lado de la txabola, junto a la regata, hay una fuente. Desde esta txabola iremos hacia el oeste unos doscientos metros para ver la grieta de Akerregi y después volveremos a este punto. Continuaremos nuestro camino hacia Azabaratza por la inclinada playa de piedra de Tximistakurratua cruzando un par de regatas que forman los valles colgados de Zabordiko erreka y Akerregiko erreka donde veremos unas cuantas txabolas de pescadores. Llegaremos a la cala de Azabaratza, donde antaño hubo una pequeña 'empresa' de recogida de algas. Todavía pueden verse restos del cableado para subir las algas por las empinadas laderas. Actualmente solo queda una txabola a la que cariñosamente llamo 'Hotel Azabaratza'.

A partir de aquí afrontaremos la parte más dura del recorrido y también la del Sendero del Litoral. Las fuertes subidas y bajadas para afrontar los barrancos de Kostatxiki, La Galea y GranKanto son durísimas, más aun cuando llevamos en las piernas cierto desnivel. Comenzaremos la subida hacia Itzalarri afrontando el paso más complicado de la jornada, la Placa de Azabaratza, una gran laja de piedra arenisca inclinada que cae hacia la cala de Azabaratza. El paso no tiene mucha historia ya que la gran laja de piedra tiene un corte de lado a lado que sirve de camino. En seco no hay ningún problema porque la roca arenisca es muy adherente pero mojada hay que pasarla con cuidado. Una vez se pasa la placa, y tras una breve subida, alcanzaremos una formación rocosa llamada Txakillarri, conocida también como 'La aguja fálica'. Esta roca es muy fotogénica y está repleta de las típicas geoformas tipo 'panal de abeja' que tanto abundan en este litoral. Tras una dura subida alcanzaremos la rocas de Itzalarri, dos rocas  también muy fotogénicas. Descenderemos hacia la mitad del barranco y faldearemos cómodamente el paraje de Kostatxiki por donde fluye la regata Zunbillondo. Al llegar junto a uno de los túneles de la JOPP el sendero se vuelve a empinar hasta alcanzar la parte alta en el paraje de Kostaundi. De nuevo una dura bajada junto a la alambrada para llegar al barranco de la Galea por donde fluye la regata Saratsaga. Tras vadear la regata volveremos a afrontar otra dura subida hasta alcanzar el paraje de Maturreta. Y  si todavía nos ha sabido a poco, volveremos a repetir la jugada, descenderemos de nuevo fuerte para llegar al barranco de Grankanto por donde fluye la regata Iñalurreta. Tras cruzar la regata subiremos con la 'cresta de los dioses' a nuestra derecha. Preciosa cresta rocosa donde también hay multitud de geoformas curiosas y que dan rienda suelta a la imaginación. La dura subida desde Grankanto nos deja en los Pastos de Mitxintxola, junto a las ruinas del baserri Buenos Aires. Atravesaremos los pastos dejando la cima de Mitxintxola a nuestra izquierda (sur) y llegaremos al comienzo de la Cresta del Gallo. A partir de aquí todo es bajada. Un precioso sendero recorre la cresta sin dificultad y nos ofrece unas vistas excepcionales. En la parte final de la Cresta del Gallo se encuentra el semáforo Talaia donde tenemos otra bonita panorámica de la entrada de la bocana del Puerto de Pasajes. Ya por pista bajaremos a la Cala de Alabortza, recientemente reformada. Continuaremos por el precioso paseo costero hasta llegar a Pasai Donibane donde haremos una parada parta tomar y picar algo. Luego por la acera, junto a la carretera, hasta Lezo para regresar a Errenteria por el mismo camino que en el inicio. Para volver tenemos las opciones del tren, el topo o el autobús.


Mapa del recorrido:


Track para GPS:
PINCHAR AQUI PARA ACCEDER AL TRACK

Carretera que va a Lezo en la salida de la estación de tren de Lezo-Errenteria.


Ayuntamiento de Lezo.


Paskual-Enea


Comienzo de la subida a Jaizkibel en el barrio de Ijurko.


Menuda rasca hace. Esta el tiempo como para llevar la bragueta bajada.


Viejo depósito de Iparagirre.


Depósito construido en 1915, tal y como reza la inscripción de la fuente adosada, actualmente sin agua.


Una estela de piedra en el camino de subida.


Alcanzamos la pista que va a media ladera y que es parte del Camino de Santiago.


El bosque de castaños y robles americanos ha tapizado el camino de subida.


Alcanzamos la cresta o el cordal a la altura del collado de Zaskuna, muy cerca del segundo torreón.


La nevada de hace un par de días a blanqueado un poco el cordal.


A la altura del segundo torreón. Construidos en las guerras carlistas del sigo XIX. Se construyeron seis torreones de las cuales solo se mantienen en pie cinco.


Todos los torreones tienen base exagonal excepto la que se encuentra cerca de Guadalupe que es cuadrada. Todas tenían dos pisos y una terraza.


Entre se segundo y el tercer torreón se encuentra esta cruz.


Nos ha salido un día magnífico.


A la altura del tercer torreón.


Los valles colgados del litoral de Jaizkibel por lo que andaremos más tarde.


Paso por las antenas de Jaizkibel.


Al fondo vemos el Alto de Allerru donde se encuentra la cima de Jaizkibel.


Cima de Jaizkibel.


Sus buzones.


Las antenas vistas desde la cima de Jaizkibel.


Hendaya, Hondarribia, bahía de Txingudi.


Desde la cima bajamos hacia la cima de Artola, situada tras la curva que traza al carretera.


A pocos metros de la cima de Artola se encuentra la escultura de Remigio Mendiburu 'Unión de los pueblos'.


Bajando hacia Gaztarrotz un acebo solitario.


La zona de Gaztarrotz a la izquierda y Lezonabar a la derecha, donde está el valle de los colores de Labetxu.


Ruinas del baserri Gaztarrotz.


Placa junto a las ruinas.


De camino hacia la ruta del litoral, y muy cerca de las ruinas de Gaztarrotz, se encuentran las ruinas de este refugio adosado a la roca. Tiene base circular.


Un poco más abajo hay otro refugio mucho más grande donde aprovecha el desplome de la roca como techo.


En el interior de este refugio.


Por la derecha de la entrada del refugio continua el camino.


Una vez subimos el pequeño desnivel del muro rocoso salimos a terreno despejado donde las otias cubren la mayor parte del terrreno. La Senda  del Litoral la tenemos donde se encuentra la roca saliente hacia la que mira Beltri. Esa es la parte alta de la grieta Akerregi.


Ya en la Senda del Litoral comenzamos a bajar hacia el mar. La vista de la costa es una maravilla.


A mitad de camino bajando hay una roca muy fotogénica.


Una vez abajo nos topamos con la erreka Gaztarrotz y una txabola. Hoy la erreka trae mucha agua y no podemos acercarnos a la fuente. El caño de la fuente se encuentra bajo el espejo que se ve en la foto.


Al lado de la fuente esta txabola. Parece que hay gente viviendo pues hay ropa tendida. Creo que todavía están durmiendo. Vemos alguna tabla y algún neopreno.


Desde la txabola vamos a ir a ver la grieta de Akerregi. Luego volveremos a la txabola.


Grieta de Akerregi. Un gran corte en el monte. Parece que parte del monte se ha colapsado y se ha formado esta gran grieta. Grandes bloques de rocas conforman un paisaje caótico y a la vez muy bonito. Hace fresquillo pero al sol se está muy bien e invita a quedarse un rato así que almorzaremos aquí.


Desde la grieta, tirando de zoom, veo los acantilados de Arandoaundi y Arandotxiki sobre los que se asienta el Faro de la Plata. Ahí se encuentra la entrada del Puerto de Pasajes. Por la derecha el perfil del monte Ulía y la punta Mompás.


Dejamos Akerregi para continuar hacia Pasaia.


Regresamos hacia la Txabola.


Junto a la txabola han construido una barandilla de madera que invita a pararse y ver la costa.


La playa de piedra de Tximistakurrutua.  Hoy hemos venido por la parte alta, por donde comienza la hierba, ya que al estar mojada la piedra había zonas resbaladizas.


Desde la txabola de Akerregi hacia Azabaratza vamos a cruzar un par de valles colgados. Este es el primero: Zabordiko erreka. La gente que suele venir a pescar a esta parte de jaizkibel son los que han hecho las txabolas que se ven. Por lo que yo se, aqui se suelen tirar alguna semana entera pescando. Pescar, comer y dormir.

Seguimos por Tximistakurrutua hacia el siguiente valle colgado.


Valle colgado de Akerregiko erreka. Más txabolas.


El valle por donde fluye la erreka.


Llegamos a la cala de Azabaratza. La laja inclinada de piedra arenisca, la llamada 'placa de Azabaratza, es la que veis en la foto. Bajo el lauburu pintado en la roca se aprecia el corte de la roca que sirve de paso. También se pueden ver los postes del sistema de cableado para subir los fardos de algas que antaño se cogían en esta cala y que se secaban en una instalación que ya ha sido desmantelada. Lo único que queda es una txabola usada también por pescadores.

Vistas hacia el mar desde el porche de la txabola de Azabaratza.


Afrontamos el paso por la placa de Azabaracha.


Hoy la pasamos mojada y por lo tanto con cuidado. La roca la hemos encontrado muy bien y adherente. No había verdín (moho verde) que es lo que suele ser resbaladizo. En seco este paso no tiene mayor complicación. Por cierto, ni se os ocurra agarraros al cable metálico que se encuentra a la altura de los pies. Está muy roñoso y tiene hilos que se pueden clavar fácilmente en la mano. Ni tocarlo.


Nada más pasar la placa de Azabaratza nos encontramos con una pequeña cruz metálica. Dos chabales jóvenes tuvieron la mala suerte de encontrarse un obús de la guerra sin explotar, y no se si le dieron una patada o qué, pero el caso es que explotó y los mató a los dos.


El valle colgado de Arangua erreka tras el paso de la placa de Azabaratza.


Un poco más arriba de la cruz alcanzamos la roca de Txakillarri. Es una roca con multitud de geoformas. Muy fotogénica.


La cala de Azabaratza y la playa de Tximistakurrutua vista desde la roca de Txakillarri.


Txakillarri, también llamada 'aguja fálica'.


La subida es durilla, la pendiente ronda el 40%


Arriba vemos la roca de Itzalarri cerca pero cuesta llegar. Vamos subiendo pisando sobre los helechos porque el sendero de tierra está resbaladizo.


Llegamos a Itzalarri. Una formación rocosa muy fotogénica.


Desde Itzalarri bajamos a media ladera para faldear el paraje de Kostatxiki por donde fluye la erreka Zunbillondo. La traza del camino se aprecia claramente en la foto.


Kostatxiki.


Después de faldear nos hemos metido un buen cuestón hasta alcanzar Kostaundi. Seguido comenzamos de nuevo a bajar hacia la Galea. Son bajadas con mucha pendiente y bajamos despacio para no meternos un culazo y desmontarnos el esquelo.


El valle de Sagatsa erreka


Pasamos por lo que se conoce como Galea, aunque Galea es una de las puntas en el mar que desde aquí no vemos.


Aquí es donde se encuentra la formación rocosa conocida como 'El Dolmen'. Hoy no nos vamos a acercar. El acceso a esta formación lo recordamos un poco delicado y hoy que el terreno está mojado no vamos a ir. Nos conformamos con verlo desde lejos.


Una mirada atrás donde se aprecia el cuestón que desde la Galea sube a Kostaundi.


Desde Galea se sube a Maturreta. Otro cuestón de los profesionales. En la foto vemos a Beltri un poco más abajo afrontando la subida.


Por encima mio el cuestón hacia Maturreta. Como le decía al amigo Nicolás "Hacia tiempo que no venía por aquí y ahora se porqué". Estas cuestas las pillas con un día de calor y te dejas hasta los calzoncillos.


En esta foto se aprecia un poquito la cuestecita.


Bueno, ya he llegado a Maturreta. Ahora un pequeño descanso. Bonita vista del litoral: la playa de piedra de Tximistakurrutua, Punta Gaztarrotz, los acantilados de Morkotz donde se encuentra el 'laberinto blanco' y la Punta Turruia.


Desde Maturreta vistas hacia la entrada del Puerto de Pasajes y el monte Ulía.


Comenzamos a bajar hacia GranKanto. Otra bajada que se las trae. En frente tenemos la 'Cresta de los Dioses' repleta de geoformas.


'El Dolmen' visto desde la bajada hacia Grankanto.


Esta roca grande que vemos, en los mapas aparece como Sanjuanarri. Grankanto es la punta de abajo que sale al mar.


bajando hacia Grankanto.


El valle colgado de Iñalurreta erreka que en esta parte baja conocemos como Grankanto.


Ahora subiremos hacia Buenos Aires con la 'Cresta de los Dioses' a nuestra derecha. Buenos Aires es un viejo caserío en ruinas que se encuentra en los pastos que hay al norte del monte Mitxintxola.


La 'Cresta de los Dioses'. Esta cresta puede recorrerse por su parte alta y con más tiempo es interesante perder algo de tiempo para ver algunas geoformas curiosas.


Llegamos a los pastos de Mitxintxola.


Atrás hemos dejado las ruinas del baserri Buenos Aires. Son las piedras que están detrás de Beltri.


Pili, la encantadora de caballos (y de personas)


Me acabo de dar cuenta que todos son encantadores.


Atravesamos los pastos de Mitxintxola. Enseguida llegamos a la 'Cresta del Gallo'.


Comenzamos el descenso hacia Pasaia por el bonito sendero que recorre la 'Cresta del Gallo'. Las vistas que tenemos son muy bonitas con la nieve que ha caido estos días. Al fondo vemos el Adarra nevado.


Vistas hacia Aiako Harria.


El sendero por la 'Cresta del Gallo'es una gozada para la vista.



Barrios de Donostia.


Al final de la cresta nos topamos con el semáforo Talaia.


A la salida de la bocana del puerto se concentran varias embarcaciones. Ahí estará el banco de pescado.


El semáforo Talaia. Desde aquí hay una bonita vista de la bocana del puerto pero yo no he sacado la foto.


Por la pista cementada que llega al semaforo bajamos hasta la cala de Alabortza (Pasai Donibane)


Cala de Alabortza. Bonita cala para darse un bañito en verano. Ahora además la han reformado.


Pasamos por la cantina Alabortza, muy próxima a la cala homónima.


Vamos recorriendo el bonito paseo costero que tiene Pasai Donibane. Pasamos por el arco del Castillo de Santa Isabel. Aquí hay una buena fuente.


Nos acercamos al pueblo de Pasai Donibane.


Estampas marineras.


Plaza de Santiago con su casas típicas marineras.


En la otra orilla el pueblo de Pasai San Pedro.


Atravesamos el pueblo por su única calle.


y después de atravesar Pasai Donibane y el pueblo de Lezo, regresamos a Errentería. En esta foto, al fondo a la izquierda está al estación de RENFE.


y esto ha sido todo que no es poco. Un recorrido espectacular donde los haya.

2 comentarios:

  1. Precioso. Tengo pendiente una vuelta por los acantilados de Jaizkibel para la próxima vez que vaya a Donostia en primavera y tus fotos me animan más a hacerla. Felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juli Jan,
      Tú avisas si vas a venir y yo si puedo te acompaño y te enseño la joya de la corona de Jaizkibel, Me refiero a Labetxu, el valle de los colores.

      Gracias por tu comentario y te deseo igualmente que pases buenas fiestas.

      Un saludo.

      Eliminar

Puede dejar aquí su comentario y en breve será publicado